lunes, 2 de marzo de 2009

Síntesis de la COP 14 (Poznan). Documento oficial.


  • "La mayor parte del trabajo crítico de la Hoja de Ruta de Bali quedó pendiente y deberá realizarse durante 2009, antes de ls negociaciones de Copenhague"
  • "Los textos para las negociaciones deberán presentarse en la reunión de marzo/abril de Bonn"
  • "En Copenhague tendrán una gran importancia las cuestiones legales y procesales"
  • "La sensación general es es que los negociadores no lograron ningún avance fundamental"
  • "Para algunos, aunque cada vez es más fuerte la evidencia científica sobre el cambio climático, el “espíritu de Bali” se está debilitando junto con la determinación de los países de luchar contra el cambio climático, en vista de la seria crisis económica que se vive a nivel mundial."
  • "En cambio, otros (como Estados Unidos y la Unió Europea) mantuvieron que las medidas para superar la crisis económica también contribuirán a la mitigación del cambio climático"
  • "Sin una fuerte voluntad política será casi imposible que se logre concretar en Copenhague 2009 el avance histórico necesario”

El informe íntegro en castellano, en http://www.iisd.ca/vol12/enb12395s.html

SÍNTESIS DE LA DÉCIMO CUARTA CONFERENCIA DE LAS PARTES DE LA CMNUCC Y CUARTA REUNIÓN DE LAS PARTES DEL PROTOCOLO DE KYOTO.
1 AL 12 DE DICIEMBRE DE 2008

INTRODUCCIÓN

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se realizó en Poznań, Polonia, del 1 al 12 de diciembre de 2008. La reunión incluyó un serie de eventos, entre ellos la décimo cuarta Conferencia de las Partes (CdP 14 o COP14) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático
(CMNUCC) y la cuarta Conferencia de las Partes sirviendo como Reunión de las Partes del Protocolo de Kyoto (CdP/RdP 4).

En apoyo a estos dos órganos principales, se realizaron reuniones de cuatro órganos subsidiarios: el cuarto período de sesiones del Grupo Especial de Trabajo sobre Acción Cooperativa a Largo Plazo en el marco de la Convención GTE-ACLP); la continuación del cuarto período de sesiones del Grupo Especial de Trabajo sobre los Futuros Compromisos de las Partes del Anexo I en el marco del Protocolo de Kyoto (GTE-PK 4); y el vigésimo noveno período de sesiones del Órgano Subsidiario de Implementación (OSI 6) y el Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT 29).

Estos eventos convocaron a más de 9.250 participantes, entre los que se incluyeron casi 4.000 funcionarios gubernamentales, 4.500 representantes de organismos y agencias de las NU, organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, y más de 800 miembros acreditados de la prensa.

Como resultado de estas reuniones se produjo la adopción de decisiones de la CdP, decisiones de la CdP/RdP y una serie de conclusiones de los órganos subsidiarios. Estos resultados cubrieron un amplio rango de temas, entre los que se incluyen el Fondo para la Adaptación en el marco del Protocolo de Kyoto, los programas de trabajo 2009 del GTE-ACLP y GTE-PK, y también resultados sobre la transferencia de tecnologías, el Mecanismo para el Desarrollo Limpio (MDL), la creación de capacidades, las comunicaciones nacionales, asuntos financieros y administrativos, y varias cuestiones metodológicas. Sin embargo, el foco principal estuvo puesto en la cooperación a largo plazo y el período post 2012, cuando termina el primer período de compromisos del Protocolo de Kyoto.

En diciembre de 2007, los negociadores reunidos en Bali aprobaron el Plan de Acción y la Hoja de Ruta de Bali, estableciendo a la CdP (COP) 15 (Copenhague 2009) como plazo final para acordar un marco para la acción posterior a 2012.

En ese sentido, la reunión de Poznań marca la mitad del camino hacia el plazo final de diciembre de 2009. Aunque hubo algún progreso en las negociaciones de Poznań, no se produjeron avances significativos y los negociadores tienen por delante doce frenéticos meses de conversaciones que los conducirán al plazo final de diciembre de 2009, en Copenhague, Dinamarca.

Este informe sintetiza las discusiones, decisiones y conclusiones de la reunión, en base a las agendas de la CdP (COP), la CdP/RdP y los órganos subsidiarios.

Incluye secciones sobre la CdP (COP) y la CdP/RdP, y también cubre los informes del OSI y OSACT (que contribuyeron al trabajo de la CdP [COP] y la CdP/RdP). Asimismo, incluye secciones separadas sobre el GTE-PK y el GTE-ACLP, que centraron su trabajo en la Hoja de Ruta y el Plan de Acción de Bali.

DE POZNAŃ A COPENHAGUE: TAREAS CLAVE PARA EL AÑO QUE QUEDA POR DELANTE

A la hora de dejar Poznań, los participantes se fueron con la certeza de que la mayor parte del trabajo crítico de la Hoja de Ruta de Bali quedó pendiente y deberá realizarse durante 2009. Tanto en el GTE-ACLP como en el GTE-PK, una de las primeras cosas que deben concretar es la producción de textos de negociación formales que deberán ser transmitidos a las Partes al menos seis meses antes de la reunión de Copenhague 2009 para cumplir con las formalidades legales.

La Conferencia de Poznań fue ampliamente vista como un buen paso en esa dirección ya que los Presidentes de ambos grupos recibieron el mandato de preparar
documentos para la reunión de marzo/abril en Bonn.

En 2009, la tarea del GTE-ACLP no será sencilla. El grupo deberá concluir un acuerdo sobre las cuatro piedras fundamentales y una visión conjunta. Es el único órgano donde todos los países, incluyendo EE.UU. y los países en desarrollo, participan en las discusiones sobre la mitigación. En ese sentido, se espera que sean centrales las negociaciones sobre un objetivo global a largo plazo, la necesidad de que los esfuerzos de mitigación de los países en desarrollo sean comparables y el MIV (Medición, presentación de informes y verificación) de las acciones adecuadas de mitigación a nivel nacional de los países en desarrollo. Cabe destacar que el MIV también se aplica al apoyo de los países desarrollados a los países en desarrollo a través de la tecnología, el financiamiento y la creación de capacidades, de modo que deberán identificarse formas de hacerlo.

Con respecto al financiamiento y la tecnología, el GTE-ACLP enfrenta el desafío de alcanzar un acuerdo sobre la arquitectura del financiamiento de las acciones de mitigación y adaptación, y la facilitación del desarrollo y la transferencia de tecnologías. La evaluación de las propuestas contenidas en el documento de ensamble será parte de esa tarea.

Por otra parte, el GTE-PK tiene un claro objetivo para 2009: acordar sobre los futuros compromisos de los países Parte del Anexo I en el período post 2012. Algunos países en desarrollo quedaron algo decepcionados por la falta de una clara secuencia en las tareas del programa de trabajo del GTE-PK para 2009.

En cambio, numerosos países desarrollados se mostraron complacidos con el texto que reafirma la naturaleza iterativa de programa y el acuerdo de “mantener un enfoque coherente” entre la Convención y el Protocolo en relación con los compromisos de las Partes del Anexo I.

A partir de alguna de las señales emitidas en Poznań, algunos predicen que la relación entre las vías de la Convención y el Protocolo podría volverse cada vez más relevante en 2009. Muchos países desarrollados sostienen que el trabajo de los dos GTE deberá ser coordinado, dado que ambos —por ejemplo— se ocupan de la mitigación en los países desarrollados. En Poznań, Noruega, la UE y otros también aludieron a un “paquete” y “acuerdo comprehensivo” de Copenhague, y Nueva Zelanda propuso la formación de un Comité Plenario y que se avance a partir de un solo texto de negociación en junio de 2009. Sin embargo, muchos países en desarrollo y EE.UU. se opusieron firmemente a los esfuerzos por vincular las vías del Protocolo y la Convención. Numerosas Partes en vías de desarrollo expresaron su preocupación porque esto podría quitar el foco de las nuevas metas de reducción de emisiones de los países desarrollados en el marco del Protocolo. Y Estados Unidos
sostuvo tal oposición para evitar toda propuesta que pudiera llevarlo a discusiones relacionadas con el Protocolo. En ese sentido, aún queda por decidir de qué modo se evitará la duplicación del trabajo en 2009, en el marco de las diferentes vías de la Hoja de Ruta de Bali y cuáles serán finalmente los resultados legales de las negociaciones. Tan importantes serán estas cuestiones legales y procesales para los delegados reunidos en Copenhague, que la mayoría cree que será la voluntad política lo que defina el resultado.

TODAS LAS RUTAS (MAPAS) CONDUCEN A COPENHAGUE

Aunque la mayoría acordó que la reunión de Poznań produjo algunos logros y pasos positivos, la sensación generales es que los negociadores no lograron ningún avance fundamental.

Aquellos que esperaban acciones decisivas culparon a la falta de liderazgo político y determinación que —según ellos— hubiera señalado un inminente éxito para el próximo año. En cambio, muchos predijeron que el acuerdo sobre las cuestiones más importantes (que incluyen los objetivos de emisión a mediano plazo y el financiamiento) no será alcanzado antes de Copenhague. Esto hizo que algunos reconsideraran sus expectativas sobre qué constituiría un éxito en Copenhague, y cuantos detalles del nuevo régimen climático deberán ser definidos después de 2009.

Comprensiblemente, algunos de los participantes se fueron de Poznań un poco preocupados, sintiendo que aunque cada vez es más fuerte la evidencia científica sobre el cambio climático, el “espíritu de Bali” se está debilitando junto con la determinación de los países de luchar contra el cambio climático, en vista de la seria crisis económica que se vive a nivel mundial.

Otros, en tanto, todavía no abandonan el optimismo. Ellos destacaron los discursos de Estados Unidos y la Unión Europea sobre medidas para superar la crisis económica que también contribuirán a la mitigación del cambio climático y a una transición hacia economías de bajo consumo de carbono.

Algunos veteranos de estas negociaciones, acostumbrados a los altos y bajos de las negociaciones internacionales, también sugirieron que los modestos resultados de Poznań pueden ser positivos si son visto dentro de un esquema más amplio. Según dijo un observador, “se debe recordar a los delegados que el éxito no es inevitable, y que sin una fuerte voluntad política será casi imposible que logren concretar en Copenhague 2009 el avance histórico necesario”.