domingo, 20 de abril de 2008

Poco “fervor revolucionario” en el IPCC

· La percepción de estar “en la cresta de la ola” (Nobel, impacto mediático) lleva a la organización al pragmatismo: mantenimiento de la estructura y el proceso actual y adopción sólo de cambios “evolutivos”
· Activo papel de la delegación española, que defendió mayor concreción en el estudio de subregiones climáticas, como la mediterránea
· Acuerdo para la elaboración del Quinto Informe de Evaluación (IE5)

El 9 y 10 de abril tuvo lugar en Budapest la 28ª reunión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). En palabras del Secretario Ejecutivo del UNFCC, Yvo de Boer, el IPCC ha sido “un motor que impulsa el proceso político del cambio climático”. Según él, el Cuarto Informe de Evaluación del IPCC (IE4) acabó con el escepticismo sobre el cambio climático.

Los resultados del IE4 han tenido un papel fundamental a la hora de lograr un gran avance en Bali, en diciembre de 2007. De hecho, el IPCC fue reconocido en 2007 con el Premio Nobel de la Paz, junto con Al Gore, por sus esfuerzos por “crear y difundir conocimiento acerca del cambio climático provocado por el hombre”, la crisis ambiental más grave que enfrenta el mundo en la actualidad.

“Si funciona, no lo toques”

Dado que el IPCC se siente actualmente en la “cresta de una ola de éxito”, se exhibió poco “fervor revolucionario” en Budapest. El Grupo decidió que se mantuviera la estructura y el proceso actual y que se adoptaran sólo algunos cambios evolutivos.

Se prevé que la demanda de información aumente drásticamente, muchos creen que el IPCC debe adaptarse al contexto cambiante y anticipar las tendencias que resultarán de la creciente atención pública de que goza el cambio climático. Después de todo, las emisiones de gases de efecto invernadero siguen creciendo en todo el mundo.

Todo esto se tuvo en cuenta a la hora de aprobar la elaboración de un Quinto Informe de Evaluación (IE5).

Adaptándose a la adaptación. Intervenciones de la delegación española

Los países reconocen una mayor necesidad de iniciar acciones de adaptación a los efectos que ya han sido percibidos. El IE4 establece claramente que será necesario algún grado de adaptación debido a que la acumulación de gases de efecto invernadero ya ha “comprometido” a la Tierra a un cierto nivel de calentamiento. De hecho la “hoja de ruta de Bali" aboga por la adaptación junto con la mitigación.

En relación con esto, varios estados, encabezados por Indonesia, España y Argentina, insistieron en la necesidad de pasar de la escala mundial a la regional y local, para entender mejor los impactos específicos que se esperan y evaluar las opciones de adaptación posibles. Es en esta nivel donde más se necesita la adaptación, incluso la definición de “regiones” es parte del trabajo que se requiere para este esfuerzo. La demanda de orientación sobre opciones disponibles de adaptación muestra un giro desde las preocupaciones más teóricas hacia las necesidades concretas.

Se presentó un Documento técnico sobre Cambio Climático y Agua (PDF, 6,51 Mb). España insistió en la importancia capital del tema y recordó la celebración de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008, que se dedicará al agua y el desarrollo sostenible e incluirá una sección sobre cambio climático.

Por otra parte, se decidió la elaboración un Informe especial sobre desarrollo de energías renovables, en la propuesta del informe ha participado un representante español del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

El dinero del Nobel

El presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, anunció que se habían propuesto tres actividades para dedicar el premio obtenido con el Premio Nobel (5 millones de coronas suecas, unos 550.000 euros): difusión y ampliación del conocimiento de que dispone la IPCC, apoyo a científicos de países en desarrollo y preparación de un informe especial sobre cambio climático y paz. Tras la discusión de la propuesta, se acordó modificarla y presentarla de nuevo en la 29ª reunión.

Fuentes: