miércoles, 31 de marzo de 2010

El "Climategate", desmontado.

(Modificación de la ilustración original, tomada de este enlace)

La Cámara Baja británica desmonta el "Climategate", a la vez que pide mayor transparencia en los datos, en beneficio de la ciencia del clima.


Fuente: Yahoo!news, Associated Press (traducción propia)

La investigación británica sobre el “Climategate” reivindica claramente a los científicos
By RAPHAEL G. SATTER, Associated Press Writer  Wed Mar 31, 2:59 am ET

LONDRES - La primera de las investigaciones británicas sobre los correos electrónicos filtrados de uno de los centros climáticos más importantes del mundo la investigación ha reivindicado en gran medida a los científicos implicados.

El Comité de la Cámara de los Comunes sobre Ciencia y Tecnología dijo el miércoles que no había visto ninguna evidencia que apoye las acusaciones de que la Climatic Research Unit (CRU) de la Universidad de East Anglia o su director, Phil Jones, habían manipulado los datos o pervertido el proceso de revisión para exagerar la la amenaza del calentamiento global - dos de las críticas más graves impuestas contra el climatólogo y sus colegas.

En su informe, el comité dijo que, en lo que se pudo determinar, "la reputación científica del profesor Jones y del  CRU permanece intacta", añadiendo que nada, ni en los más de 1.000 correos electrónicos robados, ni en la polémica que levantó su publicación, cuestionó el consenso científico de que "el calentamiento global está ocurriendo y que es inducido por la actividad humana.”

El comité de investigación de 14 miembros es uno de los tres que se puso en marcha después de la difusión, en noviembre de e-mails y datos robados de la CRU. Los correos electrónicos parecen mostrar a los científicos reprendiendo a veces a los climaescépticos mediante ataques personales y discutiendo la manera de proteger sus datos de las leyes de registros públicos, o la forma de que no se publiquen las investigaciones de los climaescépticos. Lo que atrajo especialmente la atención de los medios de comunicación fue la referencia de Jones a un “truco” que podría ser utilizado para "ocultar la disminución" de las temperaturas.

La publicación de los e-mails antes de la cumbre de cambio climático de Copenhague desató un escándalo en la red, en el que los climaescépticos llamaron al asunto “Climategate" y poniéndola como prueba de que la ciencia del calentamiento global había sido exagerada - o incluso inventada en su totalidad.

Los legisladores dijeron que decidieron investigar debido a "las graves consecuencias para la ciencia británica." 

Phil Willis, presidente de la comisión, dijo de los e-mails que "no se puede negar que algunos de ellos fueron terribles." Pero el comité no encontró evidencia de algo más que "una negativa contundente para compartir datos", añadiendo que la idea de que Jones era parte de una conspiración para ocultar las evidencias que pudieran debilitar el calentamiento global era claramente errónea.

En una sesión informativa a los periodistas antes de la publicación del informe, Willis dijo que la controversia en última instancia, ayudará a apuntalar el calentamiento global, forzando a la Universidad de East Anglia - y a otras instituciones de investigación - a dejar de acaparar sus datos.

"El ganador al final será la ciencia del clima,", dijo. 

El ganador el miércoles fue Jones, quien dimitió temporalmente como jefe de la CRU una semana después de que el escándalo aflorase. El comité expresó su simpatía con Jones, quien dijo Willis que se había convertido en chivo expiatorio para los problemas de la comunidad de la ciencia del clima.

"La fijación sobre el profesor Jones y el CRU ha estado en gran medida fuera de lugar", dijo el informe. 

Pero los legisladores criticaron la manera en que Jones y sus colegas manejaron las solicitudes de información que se les presentaron, diciendo que los científicos podrían haberse ahorrado un montón de problemas anticipándose y publicando todos sus datos en lugar de preocuparse acerca de cómo replicar a sus críticos. 

Los legisladores insistieron en que su informe - que fue escrito después de un solo día de testimonios orales - no abarca todos los problemas y no sería tan a fondo como las dos otras preguntas sobre el escándalo de correo electrónico que están todavía pendientes

Willis dijo que los legisladores se habían dado prisa en publicar algo antes de las elecciones nacionales de Gran Bretaña, que se celebran dentro de poco más de un mes.

"Está claro que nos hubiera gustado pasar más tiempo con esto", dijo, antes de añadir en tono de broma: "Teníamos que sacar algo antes de que fueron despedidos."

El comité dijo que los científicos del clima tenía que ser mucho más abiertos en el futuro - por ejemplo mediante la publicación en Internet de todos sus datos, incluidos los datos brutos y los programas de software utilizados para interpretarlos. Willis dijo que había demasiado dinero en juego para no ser completamente transparente. 

"Los gobiernos de todo el mundo están invirtiendo miles de millones de libras, o billones de dólares, en mitigar el cambio climático. La ciencia tiene que ser irreprochable," dijo.