viernes, 18 de junio de 2010

2010, año de la diversidad biológica: cambio climático y biodiversidad

Por JAMES P. LEAPE
Director General del WWF Internacional

Extraído de la revista Our Planet


2010 ha sido proclamado el Año Internacional de la Diversidad Biológica.

Es una oportunidad para centrar la atención en lo que está sucediendo a la diversidad biológica del mundo y las repercusiones para nuestro futuro. Asimismo, constituye una oportunidad para poner énfasis en las soluciones e impulsar la adopción de medidas.


La diversidad biológica de la Tierra está disminuyendo vertiginosamente. Por ejemplo, el Índice del Planeta Vivo del WWF registra un descenso de 30% en las poblaciones de vertebrados desde 1970, si bien éste es un promedio mundial que oculta las pérdidas más importantes en los trópicos, tales como una merma de 50% en los bosques tropicales.

Además, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático nos dice que dichas pérdidas se acelerarán a medida que se produzcan los cambios climáticos.

Las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el clima

El cambio climático es la amenaza más importante para la diversidad biológica de la Tierra, por lo cual es urgente organizar una respuesta de alcance mundial. Sin embargo, si somos descuidados en su organización, podría ser en sí misma una amenaza.

Es importante que reduzcamos las emisiones procedentes de la utilización de la tierra de modo que sustente la conservación de los ecosistemas de los hábitats naturales, y que en la adaptación de los programas se invierta, por ejemplo, en la conservación de manglares y humedales en lugar de construir rompeolas y represas.

Tras la desilusión de Copenhague, muchos se preguntan qué se logrará el próximo noviembre en Cancún (México) durante la reunión de las Partes en la Convención de las Naciones Unidas sobre el clima. Una clara oportunidad de actuación es REDD+ (Reducción de Emisiones producidas por la Deforestación y la Degradación forestal) , que procura reducir las emisiones ocasionadas por la deforestación y la degradación de los bosques. Gracias al liderazgo de Brasil, Francia, Noruega y otros países, existe un impulso real para crear un régimen mundial que compense las medidas encaminadas a combatir la deforestación. Si se hace en forma adecuada, podría llegar a ser un notable avance en la conservación de la diversidad biológica de la Tierra.