martes, 3 de noviembre de 2009

Boletín de Barcelona, día 1: puñetazo en la mesa de África



Mientras los delegados llenaban las grandes salas de la Fira Gran Vía este lunes para comenzar la última semana de negociaciones antes de Copenhague, muchos se sintieron como si acabaran de salir de la anterior ronda de conversaciones en Bangkok. Como señaló un delegado, las tres semanas entre los períodos de sesiones han parecido "un largo fin de semana de trabajo".

Las expectativas de progreso para Barcelona, así como para Copenhague, son diversos. Aunque muchos se resignan al hecho de que un montón de trabajo quedará para después de Copenhague, otros están indignados por lo que consideran un intento de rebajar las expectativas y el nivel de ambición.

También había una mezcla de sentimientos sobre cómo debería realizarse el trabajo en Barcelona. Si bien muchos delegados expresaron la esperanza de que las reuniones despacharan con rapidez los aspectos informales para poder iniciar "negociaciones reales" y facilitar el desarrollo de textos y de opciones claras para Copenhague, otros siguen destacando la necesidad de los grupos de contacto. Una delegada destacó que "el acuerdo en Copenhague ha de desarrollarse a la luz del día." Esta opinión fue compartida por algunos representantes de las ONG: "Si siguen malgastando el tiempo con aspectos informales a partir del martes, no voy a tener nada que hacer el resto de la semana ", comentó uno.

Por la tarde, muchos delegados encontraron que su agenda iba a ser mucho más ligera de lo esperado: la suspensión de los grupos de contacto y las consultas oficiosas previstas en el marco del GTE-PK, a petición del Grupo Africano, cogió a muchos países desarrollados y en desarrollo por sorpresa. El Grupo Africano insistió en que el grupo de contacto sobre "números" (porcentajes de reducción o limitación de emisiones) tenía que concluir su labor antes de que los otros grupos empezaran a funcionar.

Según rumores que circulan en los pasillos, las consultas oficiosas celebradas por la tarde no resuelven el problema. Las reacciones a estos acontecimientos desarrollo fueron diversas. Según un delegado de un país en desarrollo, la cancelación de los grupos informales no era necesaria y no es un buen comienzo para las negociaciones. Muchos delegados de países desarrollados, en particular, consideran la medida como una “pobre táctica” y especularon sobre las motivaciones que había detrás. Otros, sin embargo, apoyan la posición, calificándola de "necesaria y muy oportuno", y un delegado de un país en desarrollo dijo, "esto demuestra que si no se alcanza un acuerdo en Copenhague, es porque los países del Anexo I se han negado a tomar los compromisos necesarios". Un veterano comentó: "Pensé que sabía mucho sobre este proceso, pero esto sólo demuestra que las cosas inesperadas pueden suceder - Espero que esto se aplique también a avances inesperadamente buenos en Copenhague."