jueves, 5 de noviembre de 2009

Boletín de Barcelona, día 4: mareando la perdiz con el ojo puesto en Estados Unidos


El jueves, penúltimo día de las conversaciones sobre cambio climático de Barcelona, estuvo de nuevo repleto de reuniones informales en el marco del GTE-ACLP y de grupos de contacto y consultas informales en el marco delGTE-PK.

Los que salen de la reunión sobre consultas oficiosas sobre la organización del trabajo en el GTE-ACLP por la tarde explican que la atención se había centrado, de nuevo, en cómo enviar los resultados de la labor realizada en Barcelona a Copenhague, y cómo debe trabajar elGTE-ACLP en esa COP 15. Hubo opiniones diversas en cuanto a la posibilidad de expresar los resultados como una compilación de documentos no oficiales anexa al informe del GTE-ACLP 7, o si debía elaborarse un nuevo documento informativo. Después de la reunión, los delegados también informaron de que las partes parecían en general de acuerdo en convocar un grupo de contacto de la GTE-ACLP en Copenhague para proporcionar una visión general de la labor que se continuará en los diversos grupos informales.

Otros, en los pasillos, estaban atentos a los mensajes que dicen cada vez más claramente que un gran acuerdo jurídicamente vinculante en la COP 15 no será posible. Algunos observadores estaban visiblementedecepcionados, mientras que otros trataron de mantener una actitud positiva, ya que especulaban sobre las perspectivas de un instrumento jurídicamente vinculanteen algún momento de 2010.

Por la tarde, las blackberries de varios delegados, especialmente de los EE.UU., zumbaban con las noticias de última hora: el proyecto de ley climática Boxer-Kerry había salido adelante en el Comité para el Medio Ambiente y Obras Públicas del Senado. Se oyeron reflexiones sobre la importancia de esta noticia: "Esto es un paso positivo - pero sigo siendo escéptico respecto a que la ley sea aprobada antes de Copenhague, ya que el proyecto de ley aún tiene que pasar por algunas otras comisiones, así como por una conferencia de comités para resolver las diferencias entre las versiones de la Cámara y el Senado", explicó un delegadofamiliarizado con el proceso legislativo de EE.UU.