jueves, 5 de noviembre de 2009

Boletín de Barcelona, día 3: hay que seguir luchando


La plétora de reuniones continuó incesante el miércoles, el GTE-PK se puso en acción después de la sesión plenaria de la tarde del martes y el GTE-ACLP continuó celebrando numerosas reuniones informales. Muchas delegaciones hicieron el esfuerzo adicional de asistir a las reuniones paralelas. Sobre el progreso, el estado de ánimo no era muy optimista, muchos piensan que las discusiones son repetitivas y que los países no se emplean en buscar puntos comunes en las propuestas. Otros son un poco más positivos y toman nota de algunos avances, aunque desiguales, especialmente en diversas cuestiones en el marco del GTE-ACLP.

Las perspectivas para la cumbre de Copenhague y aspectos formales sobre como han de ser los resultados de la misma continuan siendo temas populares en los pasillos. Algunos delegados explicaron que estaban "deprimidos" por la perspectiva de que un resultado jurídicamente vinculante en Copenhague ya no es posible. Algunos se preguntan si no sería preferible "un fracaso total" en Copenhague si no era posible un resultado vinculante jurídicamente. También había rumores de que algunas partes han reducido sus expectativas hasta el extremo que estaban considerando limitar el tamaño de sus delegaciones para la COP 15. "No será un fracaso total, sin embargo", dijo un veterano: "En el peor de los casos, conseguiremos algo, aunque sea un poco 'insípido'." Otros especularon si, cómo y cuando un resultado no vinculante de Copenhague puede convertirse en algo legalmente vinculante. Algunos, sin embargo, todavía estaban decididos a luchar: "El impulso político generado para Copenhague es demasiado importante como para dejarlo escapar - debemos aprovecharlo y tener éxito en dar forma a un resultado significativo".